éxito

El éxito comprometido

“No hay éxito duradero sin compromiso´´.

Dos conceptos que resumen perfectamente cuál es la fórmula para conseguir todas aquellas metas que nos marquemos. Un compromiso que deberá de estar asentado sobre una base fuerte y duradera. Dicha base estará cimentada a partir de un pacto con nosotros mismos, ya que somos nosotros y no el resto de personas de nuestro alrededor los que debemos de dar el primer paso, tomar la iniciativa.

Es esa iniciativa entonces la que hoy en día brinda grandes resultados a las empresas en su día a día. Una iniciativa impregnada de compromiso que debe de estar orientada hacia todo aquello que hace posible que nos desarrollemos como lo hacemos en los distintos campos en los que nos desenvolvemos: el  medio ambiente y las personas que nos envuelven.

Compromiso, iniciativa, personas, medio ambiente. Son ahora cuatro los conceptos que pueden definir, en su esencia, el fenómeno de la Responsabilidad Social Corporativa.

“Una iniciativa comprometida con la mejora social, medio ambiental y económica´´.

Las organizaciones, por tanto, debemos y deberemos de potenciar dicho concepto para lograr obtener ese éxito que en este caso no es una meta en sí misma, si no un modo de actuar. Una manera de hacer las cosas, gestionando los impactos sobre nuestro entorno, lo cual repercutirá en un mayor valor añadido de cara al público en general y a nuestro propio público, mejorando así nuestra posición competitiva dentro del sector donde desarrollemos nuestra actividad empresarial, tenido siempre en cuenta nuestra influencia sobre el medio ambiente.

Es de vital importancia por tanto acercar desde Fundación Aptiva nuestro buen hacer hacia un público formado por pequeñas y grandes empresas además de otros tipos de organizaciones.

Únicos en Valladolid. Únicos certificados en IQNET SR10 que asegura una gestión responsable y transparente, comprometida con la sostenibilidad medio ambiental y la mejora con una visión internacional.

¿Pero qué supone esto?

Un sinfín de beneficios intangibles pero de gran relevancia y que suponen a grandes rasgos una mayor confianza, credibilidad y reputación reduciendo los riesgos de la organización y mejorando la comunicación y la información con el entorno y los grupos de interés. En definitiva, un grupo humano de trabajo que conoce de primera mano cuales son los elementos esenciales (personas y medio ambiente) hacia los que dirigir sus esfuerzos para mejorar el bienestar general de la sociedad y su competitividad.